EL ATROPELLO DE LA HISTORIA

Por Ignacio Pizzo*

Sofía Luján de 15 años quien vivía en la villa 21-24 de Capital Federal, apagó su vida bajo una locomotora de la empresa Ferrosur del ex Ferrocarril Roca. Hasta ese día pasaba por uno de los incontables pasillos de la villa 21-24. Así es, por allí pasaba un tren.

El plusvalor genera muerte a cambio de divisas. Y a Sofía de 15 años, quien intentó salvar a su hermano de tres, no la reclama el tiempo.  Pero sí la atropella la historia.  Esa historia argentina que cuenta crímenes, con responsables estatales, empresariales y políticos.

Ferrosur, la empresa a la cual pertenece el tren, transporta cemento de la empresa Loma Negra hasta un centro de distribución cercano a la ciudad de Buenos Aires, el principal mercado del país. Dicen que ahí atiende Dios, pero sus oficinas no se emplazan en ninguna periferia de los suburbios de la ciudad más rica del país como la villa 21-24,  donde cerca de 80.000 conciudadanos son pisoteados en cada corrida de bolsa .

 Las dos unidades Loma Negra y Ferrosur pertenecen al holding “colaborativo” brasilero Camargo Correa.

Loma Negra, símbolo histórico del vampirismo capital, fue vendida por el clan Fortabat a este grupo empresario en 2005 por mil millones de dólares.  Sin embargo, no cuenta en su mochila histórica únicamente con un tren desguarnecido que atropella a una adolescente en un pasillo de una de las villas más grandes del país.  No será la primera muerte que cuente en su contador de estrellas sin sentido, como aquel que visitó El Principito.

Ferrosur y su tren, es sólo uno de los tentáculos de ese símbolo vivo, ese aterrador lobo con piel filantrópica que se instaló en 1927 como pionero del extractivismo, y atraía obreros con casas y donaciones de asfalto, para que se instalaran en localidades alejadas de las urbes, para extraer piedra caliza. El mentor fue Don Alfredo Fortabat, un magnate de corte argento-europeo, casado luego con María Amalia Sara Lacroze Reyes.

Durante la última dictadura cívico-militar- eclesiástica y económica, Loma Negra fue proveedora en la construcción de las autopistas porteñas ideadas por el brigadier Osvaldo Cacciatore y en la remodelación de los estadios de fútbol con miras al Mundial ´78.  Desde la planta de producción hasta Buenos Aires, el tren que lleva el nombre del inescrupuloso conquistador del desierto, llevaba el cemento.

No obstante, la empresa supo ser más que un mero proveedor de concreto de aquella asociación ilícita instrumentada para devorar desaparecidos a cambio de instalar el hambre como perpetuador de la especie liberal y empresaria.

En 1976 una enfermedad laboral respiratoria, la silicosis, era investigada por el abogado Mario Daniel Gubitosi, asesor del Gremio Ladrillero, quien fue detenido en 1976. Posteriormente, otro abogado laboralista asesor del gremio de los trabajadores de cal y piedra, Carlos Moreno, tomó el caso. El sindicato había tomado conocimiento de la existencia de la silicosis en 1976 y realizó una encuesta a sus afiliados descubriendo que sólo el 5% de los operarios de la sección embolsadora llegaba a jubilarse, pues muchos morían antes.  Carlos Moreno tomó algunas demandas por silicosis contra Loma Negra. A fines de abril de 1977, el abogado fue secuestrado en Olavarría.  En la sentencia que dictamina condena por su secuestro, tortura y asesinato se ordenó continuar investigando el rol de la empresa. Esto esclareció una serie de hechos represivos en los que directivos de Loma Negra estuvieron involucrados de manera directa.

En 1983, el plantel obrero de la fábrica Loma Negra estaba reducido a la mitad respecto del número aproximado de 1500 que eran en 1976. Pero eso es apenas un detalle, apenas un agujero negro en la galaxia del magnicidio económico que hasta hoy se sigue cobrando víctimas.

 Tras el fallecimiento del patriarca Fortabat, su viuda, asumió la conducción de Loma Negra, multiplicando por tres el patrimonio empresarial en apenas tres años. Supo hacer uso de la opulencia y tuvo más poder que un presidente.  Cercana con Arturo Frondizi.  Embajadora plenipotenciaria , título otorgado por Carlos Saúl Menem.

A lo largo de 25 años, la empresaria posicionó a Loma Negra en lo más alto, consagrándose como “la reina del cemento”. Fue en 2001 que termina el reinado   por deudas millonarias y en 2005 concretó la venta de su coloso al grupo brasilero. Otra historia conocida que atropella a nuestra historia. El empresariado local convirtiendo a su empresa en transnacional. Oportunidad en cada crisis. Símbolo de nuestros días para la aceleración de la caía libre, para no afirmarse en la vida.

Llegado al 2020 la empresa Ferrosur S.A., integrante del mismo holding que Loma Negra, pidió la apertura de un proceso “preventivo de crisis” ante el Ministerio de Trabajo…la excusa: la pandemia. Por lo tanto, la actividad del transporte de carga que realiza, estaba paralizada en un 80% y con la intención que este proceso le habilite a pagar solo el 70% de los salarios el Grupo Camargo Correa intentó imponer un esquema de “suspensiones rotativas” y reducir el salario en un 30% a más de 1200 trabajadores.

Esta firma empresarial utiliza más de 3000 kilómetros de vías del ex ferrocarril Roca (en las cuales nunca invirtieron para su mejora) y atraviesa Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Río Negro. De las empresas argentinas que cotizan en Wall Street, el miércoles 15 de abril del 2020, fue una de las ganadoras con un 5,7% de aumento de ganancias, junto al Grupo Financiero Galicia (+6,5%); Banco Supervielle (+5,6%); Banco Macro (+5,5%); y Mercado Libre (+4,7%).

 La historia conecta  los atropellos de nuestro país, desde el tradicional empresario oligárquico que se desprende de su monumento, dejando tras de sí   generaciones de víctimas, para luego ceder a un  gran holding sus dones. Amos y señores de nuestros días.

Ayer con trabajadores ahogados por la silicosis y con la complicidad para desaparecer, torturar y matar a sus abogados laborales. Complicidades históricas donde Loma Negra es un ícono entre tantos. Hoy con otros dueños pero la lógica genética sin cambios.

Con un culto empresarial victimizándose con el exilio y un culto político que se permite hacer campaña electoral con 6 de cada 10 niños cercados bajo la línea de pobreza, se va consolidando el hecho, la obra maestra más oscura, que rinde culto a la ética del mercado. Entre esas estadísticas está Sofía, escondidita entre los números, cuya vida se apagó debajo de una locomotora de Ferrosur la transportadora de Loma Negra. 

Mientras los terremotos generados por las vibraciones del tren acechan las casas como la de Sofía, y mientras se culpabiliza al maquinista o al habitante del barrio por edificar lindando con las vías, el cuerpo de Doña Amalia Lacroze de Fortabat, permanece en el panteón familiar del cementerio de la Recoleta. Fue sepultada con todos los honores luego de su muerte a los 90 años, el 18 de febrero del 2012.  

A dicho cortejo habían concurrido , entre otros, el actual Jefe de gobierno porteño y por entonces jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, el diputado de la Coalición Cívica, Alfonso Prat Gay y el director del diario La Nación, Bartolomé Mitre, así como empresarios, artistas y diplomáticos. Larreta quien era amigo personal de la familia afirmó que Lacroze de Fortabat “fue una mujer de una fuerza bárbara”, mientras Prat Gay sostuvo que fue “una mujer extraordinaria y generosa que le hizo muy bien al país”. Mitre, por su parte, la definió como “una mujer solidaria en todo sentido, una gran persona, una gran amiga que se fue”.

Ninguno de los concurrentes a ese entierro, conocía a Sofía.  Ella es el alma viva de la historia por venir. Aunque su cuerpo ya no esté por el acto reflejo de salvar a su hermano, su última acción nos demuestra que es prioritario el hecho de cuidar a la pequeñez, mientras otros son los portadores de los privilegios. Sofía, nos dio una trompada de vida. Para bloquear las vías e impedir que el tren cargado de historia siga atropellando, para recordarnos que debemos atesorar niños y niñas como ética del devenir. Nuestro futuro sigue naciendo incompleto por la falta de Sofía.   

La causalidad que otorga  el certificado,  intentará establecer el diagnóstico de accidente vial o lesión no intencional. Todos y todas sabemos que a Sofía la atropelló la historia acarreada en un coloso de cargas. Se otorga significado cuando un país puede ser pensado en clave de niño, mientras tanto los vencedores seguirán exhibiendo placas de mármol o llevarán nombre de Ferrocarriles.  La partida de Sofía se produjo cuando fue embestida por el tren, pero empezó a gestarse cuando como sociedad decidimos darle un domicilio en la indigencia.  al fondo del mapa bien al sur de la ciudad.

*Ignacio Esteban Pizzo es Médico Generalista del Cesac 8  de la Villa 21-24 y de la Casa de los Niños de Avellaneda (Fundación Pelota de Trapo). Además es docente de  la Universidad Nacional de La Matanza (carrera de Medicina) y de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (carrera de Nutrición )

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s